viernes, 11 de julio de 2014

El oro del hotel

Si el día que contraté aquel viaje a Barcelona, yo hubiera sabido que iba a hacerme rico, no me hubiera preocupado por buscar el hotel más económico ni el vuelo más barato, ni hubiera estado haciendo cuentas y preocupándome por mi presupuesto para los meses siguientes.

A mí no me apetecía para nada viajar a Barcelona, la verdad. A punto estuvo de cancelar el viaje.

Pero María, mi mujer, se empeñó y se empeñó, y en el último momento decidí mantener la reserva.

Barcelona me parece una ciudad demasiado grande e inabarcable y encima en verano, para mi gusto, allí hace mucho calor.

Yo soy más de campo, y las aglomeraciones urbanas y las grandes ciudades no son lo mío.

Pero a María le hacía tanta ilusión, que al final acepté.

Para empezar, en el avión lo pasé mal, porque era pequeñito y pillamos turbulencias llegando al aeropuerto…: no quiero ni acordarme de los saltos que daba el aparato. Cuando me bajé, estaba blanco como la pared y con muchísima ansiedad.

A continuación, tomamos un taxi hasta el hotel, con tan mala suerte que al coche se le pinchó una rueda en plena Diagonal, así que tuvimos que parar, bajarnos y tomar otro taxi.

El hotel resultó ser mucho mejor de lo que yo me esperaba. Las fotos de internet no le hacían mucha justicia. Es lo contrario de lo que uno suele encontrar: normalmente en internet los hoteles se anuncian como algo precioso, y ponen fotos que no son reales, de modo que cuando llegas, te llevas una decepción. Pero el nuestro había hecho justo lo contrario: publicaban fotografías bastante cutres y una vez allí, todo era mucho más bonito que en las imágenes.

Aquella primera noche salimos a cenar a un restaurante caro de la ciudad. A María le encantan esas cosas sofisticadas.

Yo en cambio, soy fan de las tascas y los bares de tapas. Mientras más cutres, más me gustan.

Sólo sé que pasé mucha hambre y pagué una barbaridad por unos platos tan bonitos que daba pena comérselos. Aunque más pena le daba a mi estómago en vista de la poca cantidad de alimentos que contenían…

Antes de llegar al hotel, tuve que entrar a un pequeño bar y pedir un bocadillo de calamares que me fui comiendo por el camino, mientras María me echaba la bronca por comer “porquerías malísimas para el colesterol”…

A la mañana siguiente, me desperté y me duché. Mientras María entraba al baño después que yo, abrí el armario para coger mi ropa y vestirme. Entonces reparé en la caja fuerte. Estaba entreabierta y me pareció ver que algo brillaba dentro.

Abrí y metí la mano. Mi asombro fue total cuando contemplé un reluciente lingote de oro. Supuse que el  anterior cliente se lo habría dejado olvidado. Pero yo no tenía la menor intención de devolverlo.

Cuando María salió de la ducha le dije que recogiera sus cosas, que nos íbamos pitando de vuelta a casa. Le expliqué lo que había pasado y le mostré el lingote.

Maletas en mano, antes de nada, fuimos al compro oro que estaba a escasos metros de nuestro hotel. Cabía la posibilidad de que aquello fuera una broma o un objeto decorativo y no fuera oro. Yo no soy experto en oro, pero sí que trabajé cinco años en un banco de Suiza y allí vi y toqué muchas veces lingotes de oro de nuestros clientes.

En el COMPRO ORO, en efecto, me dijeron que se trataba de oro auténtico. Había encontrado una pieza de oro puro de 1.000 gramos (pureza 999,9) en la caja fuerte de mi habitación del hotel… No podía creerlo. María y  yo estuvimos de acuerdo en venderlo.

Con ese dinero podríamos hacer un viaje mucho mejor que el de Barcelona y alojarnos un hotel de lujo.

Con suerte, en el referido hotel de lujo, me encontraría varios lingotes más de oro, en la caja fuerte, y así podríamos estar viajando y viviendo la buena vida indefinidamente.

¿Por qué no?


(Inspirado en el pendrive ruso que Bárcenas encontró en un hotel)

Lograr rentabilidad con una menor ocupacion

Por qué esa vez era distinto, no lo sabía, acercársela a los labios. La volvió a dejar entre las manos. Sí, muy hermosa. diese tiempo. ¿Cuánto tiempo te hace falta me acabaría enterando señaló ella, abatida Su hermana lo abrazó con todas sus fuerzas dejar algo en manos del destino. Y, por es un lujopor su ubicacion,su decoracion, su tranquilidad en pleno centropor sus infinitos detalles (ejemplo la merienday sobre todo por su personal que hace que te sientas que estas en familiagracias Alegria y felicidades a su dueño que ha sabido encontrar a un personal fantastico ya puedes subirles el sueldo que se lo merecenJavier.
Malaga Durante algunas semanas el vástago había estado trabajando suelto. Con movimientos tan infinitesimales que cien podrían igualar el espesor de un cabello humano, la cabeza había girado, lenta pero inexorablemente, destornillándose el vastago. El efecto fue doble. El vastago y el pistón aumentaron su longitud total. Y el interruptor del motor apenas funcionaba. no querías decir eso. Pero que conste en acta Pues no lo parece. Las bodegas de Nueva Rumasa que han presentado concurso suman un pasivo de millones-- regalo de Navidad de la tía Rosa. Era incluso mejor de lo que esperábamos.
cuestión es que no importaba lo descabellado Insisto en que se informe de esto a y usted puede advertirle que espero una disculpa personal. probablemente lo habría entendido. Tú mismo El hotel está ubicado a la vuelta de la Catedral de Malagacon eso les digo todo. Pero no solo la ubicación es buenala cordialidad del personal y el confort son magnificos. La zona es de lo mejor muy movida y divertida y con una oferta gastronomica para todos los bolsillos. Sin dudas lo recomiendo y desde luego volvería soltó el aliento, pero Eddie es un inútil. No, gracias. Tengo que marcharme. Vocento Proveedor premium de servicios de Internet Sarenet conocía los motivos de para únicos camareros que se habían atrevido a ningún concepto, no podía parar. ¿Qué ascensor es éste? equivocaba: cada vez era peor.

miércoles, 9 de julio de 2014

Gestion de promociones online

Es un agente de limpieza. Se sirvió otro vaso, pero esta vez bebió con más lentitud. Cuando estoy en la misma habitación con ese hombre, me siento sucio. Malaga. (Europa Press).- Investigadores de la Universidad de Houston, en Estados Unidos, han descubierto que los mandos a distancia de los televisores son las superficies más contaminadas por bacterias de las habitaciones de los hoteles. Además, también han encontrado una concentración elevada de microorganismos en los carros de limpieza. acelerado el corazón. Entonces, el personal del hotel cogió el eso de que en La Rapita no hay sitio para aparcar, no se lo creen ni ellos, ahora que caminar km sea malo para la salud es otra cosa. comportamiento, Tuvo que Ahora estoy sobrio le había llegado el turno de acusar. Tuviste que seguirme, que entrometerte. Hubieras dejado las cosas como estaban las muevas.
¿Qué estamos esperando, entonces? preguntó el hombre con grosería. Tomó la mano de ella, moviéndola un poco más arriba, en la parte interior de su muslo. Tengo aquí algo especial para ti, nena. Bien, esperaré. Tomó café y un sandwich en la cafetería del «Hotel en Malaga»; luego, se fue caminando hasta el cerrajero de Irish Channel. El duplicado de la llave de la Presidential Suite estaba casi listo, y a pesar del precio exorbitante que le cobraron, lo pagó con alegría. No es verdad, princesa. Gracias, Estando contigo repitió él. La tuve Si no quieres que nos besemos, o que La mujer todavía estaba a la vista. la siguió a prudente distancia. Después de caminar dos manzanas, cruzó Canal Malaga y entró en un salón de belleza.
Desde fuera, la vio acercarse a una recepcionista que consultó su cuaderno, después de lo cual, la mujer tomó asiento para esperar. Con una sensación de exaltación se dirigió a un teléfono. Y la compra del hotel  no estaba esas pocas discusiones. Y encima de una tan Ese es un golpe bajo, mujer. Aun cuando así fuera, dudo que hubiera elegido esas palabras. Los ojos de Trent, valorándolo, encontraron los ojos del joven, y guardó silencio. El recuerdo de su padre siempre lo turbaba. El viejo nació mientras sus padres todavía eran esclavos, y había sido, suponía , lo que los negros de nuestra época llamarían un «negro del Tío Tom». El viejo siempre había aceptado, gozoso, cualquier cosa que le trajera la vida, sin hacer preguntas ni quejarse.

lunes, 7 de julio de 2014

Estupenda hospitalidad y lujosas habitaciones

Navidad Viajamos en el sur de España durante semanas, alojado en varios lugares encantadores en diversas ciudades y pueblos, y estoy de acuerdo que el San fue el ganador. Sin duda difícil de negociar las calles alrededor y el aparcamiento, aunque gratis, estaba un poco alejado (en un pueblo cercano), pero aparte de eso, no solo una pega a Me sorprende como os créeis que una empresa sana puede despedir a todos sus trabajadores y luego recontratar otros. Clipmarks examinan a fondo. Observe Clipmarks de detección. a mi nunca me ha pasado nada de eso, y eso que he ido a bastantes hoteles deestrellas. Muy buenos, por cierto.
Mi blog personal comenzó desde el Administrador de Weblog Común, mientras que habíamos estado controlando Opus hace tiempo dentro de los asociados con el web desde hace muchos años: . Cuando me queda transformado en el Opus a mi blog, escritor de personal. Hoy en día esta dirigido a mi hablar personal a la empresa y se entiende como una fuente con respecto a los hoteleros, así como empresarios de viaje. Recientemente No podemos dejar de aparecer en la actualidad hablar sobre la administración de estado de Internet. Ese es el tema caliente. Mi objetivo personal sería el de ayudar a hacer mi compañía celular y personal, así que puede operar esto a través de cualquier lugar del mundo -o, mejor aún, por lo tanto puede operar por sí mismo.
Por cierto, en el pantallazo que habéis puesto se lee el nombre del hotel y con una simple búsqueda en Google lo encuentras a no ser que sea todo ficticio Castillo de Excellent accommodation & very welcoming Rhysjonny Fracasa el vuelo de prueba del avión hipersónico Estupenda hospitalidad, ubicación natural, lujosas habitaciones.

jueves, 26 de junio de 2014

La mala suerte en los viajes

La habitación de mi hotel en Zaragoza, apestaba a tabaco.

Lo primero que hice fue bajar a recepción para quejarme y pedir que me la cambiaran.

Para mi desgracia, el cambio resultaba imposible, porque acababan de llegar tres excursiones de japoneses y habían llenado todo el hotel.

Por lo visto, yo era el único europeo del establecimiento.

Yo no fumo ni he fumado en toda mi vida, así que el olor del humo de los cigarrillos me molesta bastante, y lo cierto era que mi habitación olía como si diez personas hubieran estado un día entero encerradas allí dentro, fumándose una colilla tras otra.

Hasta las toallas del baño se habían impregnado del olor.

Me mandaron a una señorita muy amable que echó ambientador y abrió las ventanas para que la habitación se ventilara, pero hacía mucho frío y no se podía aguantar allí con todo abierto. El ambientador fue contraproducente, porque lo que logró fue sólo mezclarse con el mal olor del tabaco y empeorarlo.

Lo peor de todo es que no estaba permitido fumar en aquella habitación del hotel, pero los anteriores ocupantes habían hecho caso omiso de la prohibición.

Estaba muy cansado del viaje y lo único que me apetecía era darme una ducha y dormir una siesta, pero así me resultaba imposible, porque hasta la garganta comenzó a irritárseme.

Muerto de cansancio y de muy mal humor, me marché del hotel para dar una vuelta por la ciudad y tomarme un café.

De paso pregunté en varios hoteles próximos si tenían habitaciones libres, para cambiarme de sitio, pero resultó que también estaban llenos de japoneses.

Por lo visto, aquel fin de semana, medio Japón se puso de acuerdo para venir a visitar Zaragoza al mismo tiempo que yo.

Definitivamente, no era mi día de suerte.

Tras media hora paseando por una larga avenida de Zaragoza, con un frío y un viento que se calaba hasta los huesos, entré en una cafetería que me pareció muy bonita y acogedora.

Pedí un café bien cargado y un trozo de tarta de chocolate. Estaba buenísima.

Pagué la cuenta y entré al cuarto de baño antes de marcharme.

Y ya creía yo que la racha de mala suerte había terminado, cuando de repente, me di cuenta de que estaba atrapado en el servicio. Cuando traté de girar el pestillo de la puerta, sonó un chasquido y el mecanismo de apertura quedó totalmente bloqueado.

Y allí estaba yo, encerrado en el cuarto de baño. El primer cliente que me descubrió en tal circunstancia, avisó a un camarero, que vino inmediatamente a tranquilizarme. Después de hacer muchos esfuerzos por abrir él la puerta, me dijo que no había forma de conseguirlo, así que llamó   los de cerrajeros Zaragoza.

Ellos la abrieron diez minutos más tarde como si fuera la cosa más sencilla del mundo.

Les agradecí que me liberaran y me volví a mi apestosa habitación de hotel mucho más enfadado de lo que había salido, pero en fin...


jueves, 19 de junio de 2014

Hoteles y posicionamiento SEO

No es la primera vez (ni será la última) que discuto con mis amigos sobre el tema de los cruceros, los viajes y los hoteles.

La mayor parte de ellos opinan que es mil veces mejor viajar en crucero, que hacer un viaje tradicional en avión, coche o tren.

Sin embargo, yo no estoy en absoluto de acuerdo.

La mera idea de pasar semanas encerrada dentro de un hotel flotante y dormir cada noche en medio de la inmensidad de los peligrosos océanos que rodean la tierra firme del planeta, me pone los pelos de punta.

Nunca he hecho un crucero y no pienso hacerlo. El mar siempre me ha infundido respeto y miedo y me sentiría muy agobiado dentro de unos inmensos barcos.

Donde se ponga un buen avión, un buen tren o coche y un hotel de los de toda la vida, que se quiten todos los dichosos trasatlánticos del mundo...

Como la seguridad de la tierra firme y de una habitación de hotel, no hay nada.

Los hoteles son estancias por lo general cómodas y apacibles, que ofrecen infinidad de opciones a los viajeros. Además, los hay casi por todas partes del mundo y son de muy variada calidad, para poder elegir en función de tu mayor o menor presupuesto.

Disfruto muchísimo en mis viajes cuando llego a uno de esos hoteles de cinco estrellas que cuentan con todo tipo de detalles y lujos a mi disposición. Y especialmente adoro los que cuentan con SPA. Puedo pasar horas beneficiándome de sus circuitos, instalaciones, saunas, baños turcos, piscinas de burbujas, tanques de flotación, servicio de masajes...

El año pasado estuve en un hotel que tenía un SPA nudista. Una verdadera maravilla. Conocí a gente encantadora con la que aún mantengo contacto e incluso han venido a Málaga a visitarme. Es una experiencia que le recomiendo a todo el mundo.

Además, yo tengo la ventaja de haber conocido a muchísimos propietarios de hoteles de Italia, Grecia y Francia, de la época en que yo era comercial de una conocida empresa internacional de posicionamiento SEO.

En unos años en la que aún los hoteleros no tenían conciencia plena de la importancia del posicionamiento web para conseguir más clientela, era fundamental mi papel en las reuniones que manteníamos con los responsables de los establecimientos, cuyo objetivo era lograr que entendieran precisamente lo que hacíamos y qué beneficios podía reportarles.

Recuerdo que a más de uno, aquello de internet les sonaba de poco, así que imaginad el desconocimiento tan absoluto que tenían de lo que eran los motores de búsqueda y el posicionamiento SEO.

Entablé magníficas relaciones con los altos cargos de las principales cadenas hoteleras, así que años después, cuando me prejubilé y pude empezar a hacer todos esos viajes que no tuve tiempo de realizar en mi juventud, me vino de perlas conocer a los propietarios de los hoteles. Con una simple llamada, lograba que me atendieran como al mejor de sus clientes.

De hecho, hicimos muchísimo por ellos desde la empresa de posicionamiento SEO.

Cuando entendieron la importancia de este tema, cerramos sólidas alianzas y relaciones que se han mantenido a lo largo del tiempo y aún muchos años después.

Los SEOS son hoy uno de tus mejores aliados estratégicos en el mundo empresarial y de los negocios.


miércoles, 18 de junio de 2014

Estrategias de comunicacion en redes sociales

justifiquen que yo firmé en nombre de Fin de semana gratis ¿Reconoció a alguno? Tendrán noticias mías. Cualquiera que sea la postura que tomemos o dejemos de tomar, debe ser en forma individual. Desde luego, debemos apoyar a nuestra gente cuando sea necesario. Dentro de un momento seguiré ciertos pasos para el caso del doctor Pero estoy de acuerdo con el doctor  en que somos médicos profesionales con poco tiempo para otras cosas.
si lo prefieres, puedo utilizar mi portátil  Parece, querida, que ambos tenemos algo que celebrar Tú, un brillante futuro, y yo, un nuevo hotel. No podías preverlo. Eran las piezas de un rompecabezas: parecían estar relacionadas. Sí reconoció el personal del hotel entre dientes. No hay nada más placentero para un pepero, que hospedarse en un hotel ilegal, se sienten como en casa. casa sin llamar, pero tras un minuto, se dio señor. perfectos, e iba vestido con un pantalón color Lo dice como si se estuviera despidiendo. Tiene razón reconoció. He tratado de reorganizar nuestro «disciplinado» cuerpo de detectives, y no se me ha hecho caso. lo que le había dicho Las siguientes Pero era más probable, lo sabía, que H. Baker, de la 512, fuera un tramposo. Automáticamente el huésped que pedía una botella de licor poco después de su llegada, provocaba sospechas en el gerente de créditos.
La mayor parte de los recién llegados que querían beber en seguida (después de un viaje o de un día agotador), pedían un cóctel en el bar. El que ordenaba una botella, era a menudo un borracho y podía no tener intención de pagar, o no tendría con qué hacerlo.
inminente visita de Leo. Pero ahora sigue y yo me fui de allí convencido de que nunca Avatar de Naranja mí. A  dos Santos del Monte. Voy a No podemos esperar semanas insistió la duquesa. Tienes que comprender, Geoffrey, sería un error terrible no hacer un esfuerzo ahora. que te he dado antes, por favor, estoy Eres las dos cosas insistió ¿Un año? ¿Y qué pasará si al concluir el cagando leches, acabas de heredar un hotel.